Del campesino desposeído a la desposesión campesina

 

DEL CAMPESINO DESPOSEIDO A LA DESPOSESIÓN CAMPESINA

LA CONSTRUCCION SOCIAL DE LAS VIDAS CAMPESINAS COMO VIDAS QUE NO MERECEN LA PENA SER LLORADAS Y LAS LUCHAS CAMPESINAS POR HABITAR DE MODO PROPIO EL MUNDO.

 Benjamín Berlanga Gallardo

 

Thierry elaboró la categoría de “campesino desposeído” para mostrar lo que pasaba con la vida campesina desde mediados del siglo pasado: el capital a través de la técnica, de la extensión de las relaciones mercantiles y la intervención del Estado, trastocaba la organización del trabajo campesino, núcleo productor de las relaciones sociales, y generaba despojo del libre uso de los patrimonios físicos y, sobre todo, culturales (conocimientos, formas de organización, modos de convivialidad) afectando la sustancia de la agricultura campesina. Ese contenido específico de desposesión como pérdida o “vaciamiento”, es punto de partida para pensar la desposesión campesina actual como afectación completa de la forma de vida, en un proceso de desposesión total como resultado del vendaval que genera el capital para reproducirse de manera ampliada, y que incluye pérdida, vaciamiento, exacción, explotación y hasta el despojo físico de lo propio, de las formas de vida que son en cada caso la vida misma del singular y los colectivos.