09 Abr Comunidad de aprendizaje con opción a Maestría en Pedagogía del Sujeto y Práctica Educativa

Educar con sujeto: he aquí una idea fuerza devenida proyecto cultural de transformación de la educación. Educar con sujeto: más allá del educar al sujeto, del hacer una educación para el sujeto, o de intentar una educación desde el sujeto que hay que educar, se trata de educar con sujeto, de no dejarnos fuera los que participamos en el proceso educativo.

 

Nuestra Maestría, antes que una Maestría quiere ser es una experiencia de formación de educadores desde una pedagogía del sujeto para darle un vuelco a la práctica educativa. Es un proyecto vivo, actual: un espacio abierto de producción de pensamiento que va re-significando la práctica educativa mediante la acción-reflexión-transformación. Hace tres años empezamos a trabajar la idea de recoger los sentidos de la práctica educativa innovadora que impulsamos en la Sierra Norte de Puebla desde 1982. Formulamos un proyecto de formación de formadores a nivel de especialización profesional, la Maestría en Pedagogía del Sujeto y Práctica Educativa, y la echamos a andar con la participación de 73 educadores, docentes y promotores comunitarios. Ahora ustedes y nosotros estamos a punto de iniciar de nuevo la andadura del proyecto de formación una nueva generación.

Cuando empezamos a desarrollar la idea dijimos -“esto es educar con sujeto y lo hemos venido haciendo desde hace mucho, es más, lo hemos aprendido a hacer elaborando una pedagogía del sujeto que fundamenta la convicción educativa que nos mueve”. El primer reconocimiento fue que nos hemos hecho sujetos en este proceso: que vamos siendo, intentando ser, aprendiendo en la relación educativa que educar es hacer-nos sujetos. Descubrimos que educar se conjuga en primera persona del plural: no hacemos al otro, nos hacemos juntos. Educar es en su esencia lanzarse hacia el otro, dice Joan Carles Melich. La educación entonces no está en el otro, en el que aprende, por más que aprenda; no está en mi, el que se lanza, el que enseña, por más que enseñe. Acontece, cuando acontece, en el encuentro: es lo que resulta en el lanzamiento hacia el otro porque el otro desde antes, y siempre, sale al paso; la educación se da en el “entre” los dos: es lugar abierto. En el “entre” hacemos educación, educamos y el otro “nos educa” En lo que nos damos, la sola presencia del otro me enseña: es posibilidad de aprendizaje porque me con-mueve y me transforma.

 

  • Módulo 1

  • Módulo 2

  • Módulo 3

  • Módulo 4